domingo, noviembre 05, 2017

Dispensacionalismo III: Dispensación de la Conciencia

Desde hace mucho que no pasaba por este blog, pero he decidido continuar con lo que empecé, la segunda dispensación está aquí, a continuación los detalles:

La segunda dispensación es llamada la ‘Dispensación de la Conciencia,’ y duró desde el tiempo de la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén, hasta el Diluvio (Génesis 3:8-8:22).

Como resultado de la desobediencia, el hombre llegó a poseer un conocimiento personal y experimental del bien y del mal, del bien como obediencia, y del mal como desobediencia de la voluntad de Dios, según ésta era conocida por el hombre. Fue por el conocimiento del bien y del mal, que la conciencia del hombre despertó.

Esta dispensación demuestra lo que la humanidad hará si se le deja a su voluntad y conciencia, la cual ha sido contaminada por su heredada naturaleza pecaminosa y pasada de generación en generación.

Los cinco aspectos más importantes de esta dispensación son:
1) Una maldición sobre la serpiente.
2) Un cambio en la feminidad y la maternidad.
3) Una maldición sobre la naturaleza.
4) Una imposición de trabajo sobre la humanidad para producir comida.
5) La promesa de Cristo como la simiente que heriría a la serpiente en la cabeza (Satanás).

Aunque todavía no había llegado la Ley como tal, los hombres tenían la ley natural a partir de ese momento. La Conciencia advierte del pecado, sea a través de la llamada ley natural o de la Ley de Dios, pero no salva por sí misma. El pecado sólo puede ser perdonado por la sangre del Codero de Dios, y no por méritos propios.


El hombre, por el dictamen de su conciencia, tenía la responsabilidad de hacer todo el bien que le era conocido, y evitar todo el mal cual él era consciente, acercándose a Dios mediante sacrificios.

Lamentablemente, eso no funcionó, porque “el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Gn. 8: 21),  lo cual nos lleva a concluir que la naturaleza perfecta y buena que Dios había puesto en él había sido corrompida y el resultado fue que en el tiempo de Noé, la “maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón era de continuo el mal” (Gn. 6: 5), y Dios decidió acabar con la raza humana absolutamente ya pervertida (v. 7), y sólo Noé y los suyos escaparon a ese juicio de destrucción. En ese sentido, esa dispensación terminó también, aunque los hombres, incluido Noé y los suyos, siguieron con sus conciencias como hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario