domingo, enero 07, 2018

¿Se cumplió por completo lo que Dios quería para David?

Vamos a hacer algo, leamos 1° de Crónicas 22:6-8


Al encontrarme con éste pasaje, el cual es el motivo por el cual he escrito éste estudio, más para mi vida que para la de ustedes, me puse a pensar en las razones antes presentadas y la relación de Dios con David, el cual siempre fue mi ejemplo debido a que soy músico, y Dios hablando a mi corazón me ponía esta duda en mí: ¿Será que Dios de verdad no quería que David construyera el templo?

Porque después de todo lo que David pasó, de las guerras que hizo y ganó, de lo que peleó en nombre de Dios, después de que Dios encontrara gracia a tal grado de ser perdonado en múltiples ocasiones (Eso sí, siempre pagó las consecuencias), ¿Dios le negó uno de sus más grandes deseos en su corazón a David? David logró amar a Dios de tal manera que ya no le importaban las “bendiciones de Dios” sino que él quería a Dios mismo, tanto que quiso hacer un lugar para que el arca del pacto, que simbolizaba la presencia de Dios en aquel entonces tuviera un lugar de habitación entre el pueblo.
David quería construirle una casa a Dios como ninguno, es lo que más anhelaba, pero, ¿Sus pecados tuvieron algo que ver en esto? La verdad es que escrito está: “Tus pecados te alcanzarán” (Números 32:23), pero lo que debe reinar en ésta situación es la soberanía de Dios.

¿Sabes qué? Cosas similares a éstas pasan con nuestra vida, hay cosas que por mucho que las anhelemos, no conseguimos y ni las conseguiremos quizás, pero para entender por qué, debemos analizarnos nosotros mismos, la escritura nos da claras razones, una es la soberanía de Dios, ésta funciona debido a que Dios conoce el principio y final de los tiempos, por lo tanto sabe las decisiones que tomaremos, así que Dios sabía lo que David haría, que sería tan apasionado por Dios como nadie, pero que así mismo se equivocaría en algunas cosas, sin embargo, le dio oportunidades de redimirse, así como toda nuestra vida entera es una oportunidad entera para redimirnos de nuestros pecados gracias al sacrificio de Jesús.

Otra razón, es para que al igual que Moisés, no se le llegara a tomar como alguien “Extraordinario digno de culto” para el pueblo judío, puesto que como ya sabemos muy frecuentemente caía en idolatría, por lo que tras la gran era de riqueza que trajo para Israel, y además construir el templo de Dios, corría el peligro de ser “Alabado” más que Dios.

Y la otra es que Dios no quería que David se enorgulleciera demasiado y se volviera soberbio, es cierto, David ya tenía muchos triunfos en su haber, pero imagínate que construyese “El Templo Más Hermoso De La Historia” también, ¿No crees que sería una oportunidad para que el orgullo de David creciera?

Dios a veces no nos permite crecer o alcanzar algunos de nuestros sueños por estas razones, puesto que él quiere que sigamos siendo humildes y cercanos a él, para que no nos alejemos de su propósito y nuestra alma se pierda en vanagloria, es por esto y no porque no te ame.

Imagínate que tú te hubieras ganado la lotería y ya no tuvieras necesidad de nada ¿Seguirías pidiéndole tanto a Dios? ¿Seguirías sirviendo igual en tu iglesia? O imagínate que hubieras pasado la materia más difícil, aquella que dejaste por unas centésimas ¿Te sentirías igual? ¿No pensarías que eres el más inteligente de tu generación y que por tu capacidad superior has superado esto y sin ayuda de Dios lo hiciste? ¿Si estuvieras en pecado y obtuvieras logros, no pensarías que Dios no castiga? Amigo mío, cada caso es distinto, pero de cierto te digo, que escrito está: “A lo que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Rom. 8:28)

Tómate un tiempo para meditar en esto, y si aquí encontraste la respuesta que estabas buscando, Dios te bendiga, y si no, es información importante que puede que algún día la necesites, así que échatela a la bolsa.

Quiero dejarte éste pensamiento para ayudar: "Dios es capaz de renunciar a sus sueños para protegerte".

David no pudo cumplir los sueños de Dios, sin embargo, Dios le siguió amando y le fue fiel a su promesa, y así será contigo si tratas de poner en práctica su palabra, y, querido amigo, el primer paso es buscar un "ajuste de cuentas", ¿Estás cumpliendo los principios de la palabra? ¿Cómo está tu relación con Dios? Respóndete eso, y busca mejorar, pídele ayuda a él para que puedas cumplir los sueños que Dios ha tenido con tu vida, porque son mejores que tus mayores y más grandes sueños por mucha imaginación que tengas. (Isaías 55: 9)

Resultado de imagen para dios sueña contigo


José Ricardo Magaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario